Arte al servicio del pueblo

Estándar

El gran colorido que domina sus obras me llenó desde un principio.

Diego Rivera era un grande en cuanto al físico, en cuanto a la personalidad carismática y en cuanto a la cantidad y escala de su obra, que representaba la realidad social de una forma muy convincente.

Marxista amado y financiado por grandes capitalistas estadounidenses. Los murales a gran escala que creó en los años veinte y treinta fueron diseñados para espacios públicos, expresan una visión utópica de la sociedad y son afirmaciones políticas del arte al servicio de una población.

Su visión era una unión de la historia indígena de México y una máquina para viajar al futuro en la cual el pasado, el presente, el futuro, la naturaleza, la ciencia, la humanidad, lo masculino y lo femenino y todas las razas conviven en armonía.

Baile en Tehuantepec. 1928. Óleo sobre tela. 199 x 162 cm. Colección privada. Estados Unidos.

Cultura totonaca. México prehispánico y colonial. Diego Rivera. 1950. 4.92 x 5.27 m. Panel 6. Pared norte.

Figura representado la cultura asiática. El agua, origen de la vida. Diego Rivera. 1951. Ciclo de fresco sobre poliestireno y goma. Suelo y 4 pinturas murales. Total 224 m2. Cárcamo del río Lerma. Chapultepec-Park. Ciudad de México.

América prehispánica. 1950. Óleo sobre lienzo. 70 x 92 cm. Colección herencia de Licio Lagos. Ciudad de México.

La molendera. 1924. Encaústica sobre lienzo. 106.7 x 121.9 cm. Museo de Arte Moderno de México. México. Estados Unidos.

 

 

 

 

Recuperó el arte del verdadero fresco monumental, física y conceptualmente.

Es realmente milagroso cómo convierte su visión en grandes imágenes llenas de gente. Sintetizó sus conocimientos sobre el arte precolombino, modernismo (el espacio cubista), realismo, y los primeros frescos renacentistas (las formas monumentales y simplificadas de Giotto, Masaccio y Piero) y los transformó en espectáculos decorativos organizados y controlados, con el instinto del narrador para los detalles memorables. También creó  seductores cuadros a escala reducida y bosquejos: retratos, figuras, escenas narrativas y naturalezas muertas.

Desnudo con alcatraces. 1944. Óleo sobre aglomerado. 157 x 124 cm. Colección Emilia Gussy de Gálvez. Ciudad de México.

Vendedora de flores. 1949. Óleo sobre aglomerado. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid. España.

Cargador de flores. 1935. Óleo y tempera sobre aglomerado. 121,9 x 121,3 cm. Museo de Arte Moderno de San Francisco. California. Estados Unidos.

Retrato de Natasha Zakólkowa Gelman. 1943. Óleo sobre lienzo. 115 x 153 cm. Colección de Jacques y Natasha Gelman. Ciudad de México.

Retrato de la Sra. Doña Elena Flores de Carrillo. 1953. Óleo sobre lienzo. 140 x 221.5 cm. Colección de Elena Carrillo. Ciudad de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s