La crucifixión de Grünewald

Estándar

Hoy vamos a hablar de un cuadro de un autor concreto.

El autor es Matthias Grünewald, el cuadro La crucifixión. 

Fue encargo para ser la pieza central del altar principal de la capilla del monasterio de San Antonio, en Isenheim, cerca de Estrasburgo. En aquellos tiempos la peste era una enfermedad mortal, y en el monasterio había un hospicio de los monjes de la Orden de San Antonio para los enfermos de peste.

Los enfermos no tenían esperanza de recuperación, y con esta imagen se intentaba consolarlos y reforzar su fe -el mensaje es que Cristo, cuyo cuerpo destrozado se encuentra cubierto de llagas como las que causaba la peste, entiende su condición, y sufre con y por ellos-.

Las figuras de la izquierda, la Virgen María, y San Juan Evangelista, están casi presentes en las escenas de crucifixión, y representan la extrema angustia mental al contemplar la agonía de Cristo. Los enfermos de peste que se arrodillasen frente a este altar se identificarían con esta visión de sufrimiento.

La crucifixiónPanel central del altar de Isenheim. Óleo sobre tabla. 500 x 800 cm. Musee d’Unterlinden. Colmar.

– La cruz de madera se tensa bajo el peso de Cristo, lo que aumenta la angustia y tensión emocional de la escena.

– El tamaño de las figuras refleja su importancia: Cristo es la mayor, y María Magdalena la menor. La mayoría de artistas ya no usaban este mecanismo: por ello se considera esta obra como el último gran retablo medieval.

El fondo del cuadro es oscuro y amenazante. La oscuridad ha caído sobre la tierra como se describe en los Evangelios. Sólo se incluyen aquellas características esenciales para el mensaje espiritual.

La estoica figura del Bautista domina el lado derecho del cuadro. Los Evangelios nos dicen que Juan fue decapitado por Herodes mucho antes de la crucifixión. Su presencia simboliza el mensaje de la redención humana. Las palabras sobre su brazo dicen ” Él debe crecer, pero yo debo disminuir”

El cordero de Dios representa el sacrificio de Cristo al verter su sangre para salvar a la humanidad.

– La agonía de Cristo  está en sus pies, rotos su piel agujereada, sus brazos insoportablemente estirados, y sus manos que expresas intenso dolor, tanto físico como espiritual.

– María Magdalena,  la mujer arrodillada, ungió los pies de Cristo.

– El discípulo favorito de Cristo,  san Juan el Evangelista, consuela a María, la madre de Cristo, vestida de simbólico blanco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s