Salvador Dalí

Estándar

Salvador Dalí fue un extravagante que se hacía autobombo y uno de los pintores más populares del siglo XX. Realizó una breve aunque importante contribución al surrealismo.

 

Desnudo en el desierto. 1948. Óleo sobre lienzo. 76.2 x 109.2 cm. Propiedad particular.

Araña en la noche…esperanza. 1940. Óleo sobre lienzo. 40.5 x 50.8 cm. Préstamo de E. y A. Reynolds Morse Charitable Trust. The Salvador Dalí Museum. San Petersburgo FL.

 

 

Bailarina-calavera. 1939. Óleo sobre lienzo. 24.5 x 19.5 cm. Colección Merz. Pal.

 

 

Artista de una asombrosa precocidad y virtuosismo técnico, dominaba casi cualquier estilo, como lo muestran sus primeras obras, y finalmente escogió uno basado en los detallistas y “realistas” maestros holandeses del siglo XVII, inmediatamente popular y reconocible por su habilidad (sus ilusiones ópticas son impresionantes)

Merienda en el campo. 1921. Aguada sobre cartón. 42.2 x 52.3 cm. Fundación Gala-Salvador Dalí. Figueras.

 

 

Muchacha asomada a la ventana. 1925. Óleo sobre lienzo. 105 x 74,5 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia. Madrid. España.

 

 

Odalisca cibernética. 1978. Óleo sobre lienzo. 200 x 200 cm. Fundación Gala-Salvador Dalí. Donación de Dalí al Estado español. Figueras. España.

 

La Madonna de Rafael a máxima velocidad. 1954. Óleo sobre lienzo. 81.2 x 66 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia. Madrid. España. Donación de Dalí al Estado español.

 

 

Al final, solo fue un llamativo showman con un gran ego y un largo bigote, como cantante que produce arias en serie, de forma espectacular, pero desprovisto de toda expresión, sentido o frescura auténticos.

Pero hay una excepción, las obras de entre 1928 y 1933, grandes y profundas.

 

 

El hombre invisible. 1929. Óleo sobre lienzo. 140 x 80 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia. Madrid. España. Donación de Dalí al Estado español. 

 

La persistencia de la memoria. 1931. Óleo sobre lienzo. 24 x 33 cm. Museo de Arte Moderno. New York. USA.

 

Brevemente, como verdadero pionero del movimiento surrealista, Dalí creó obras para explorar su “método paranoico-crítico”. Mediante las ideas freudianas sobre los sueños y la locura, creó imágenes obsesivas en las que la detallada realidad se transforma en imágenes distintas, intrincadas y perturbadoras.

Era brillante en técnica e imaginación.

Cristo de san Juan de la Cruz. 1951. Óleo sobre lienzo. 205 x 116 cm. The Glasgow Art Gallery. Glasgow. Escocia.


Gala desnuda de espaldas. 
1960. Óleo sobre lienzo. 42 x 32 cm. Fundación Gala-Salvador Dalí. Figueras. España.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s