Sleeping Beauty

Estándar

A ver si sabéis que cuento he leído recientemente:

” -¿Eres tú, príncipe mio? Te estaba esperando hace ya mucho tiempo.

Embelesado con estas palabras y aún más por el acento con que fueron dichas, el príncipe contestó que la amaba más que a su vida. Pero sentíase más encogido que la princesa, porque ella había tenido mucho tiempo para soñar con él durante cien años de incesante dormir, mientras él no había oido hablar de ella hasta entonces. Estuvieron hablando mucho rato y no se habían dicho ni la mitad de las cosas que sentían en su alma, cuando les interrumpió la conversación el perrito de la princesa, que se había despertado también y se moría de celos al ver que su dueña ya no se fijaba en él como antes.

Entre tanto habían salido de su encantamiento todos los demás habitantes del castillo y como no estaban enamorados, creían que se iban a morir de hambre después de un ayuno de cien años.”

Exacto, la Bella Durmiente de Perrault.

Gustave Doré.  Ilustración de un cuento. 1897.

Edward Burne Jones. 1890.

Edward Frederick Brewtnall .

Henry Meynell Rheam. 1899.

Victor Vasnetsov.

Si no habéis leído este pequeño cuento, os lo recomiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s