La capilla Sixtina de la prehistoria

Estándar

Un amplio bestiario domina las paredes de las siete galerías de Lascaux espacios de distinto desnivel y grado de accesibilidad para el hombre.

Mientras Francia todavía se frotaba los ojos por la invasión nazi del país, cuatro jóvenes descubrían en Lascaux una cueva repleta de pinturas rupestres. Estos tres chicos se llamaban Marcel Ravidal, Jacques Marsal, Georges Agnel y Simon Coencas. 

Rápidamente alertaron del descubrimiento a su profesor, León Laval y al sacerdote y reputado arqueólogo Henri Breuil.

Cueva de Lascaux. Henri Breuil es el tercero por la derecha, con la boina que siempre le acompañaba

Lascaux se reveló como uno de los testimonios más extraordinarios del arte rupestre. Sus pinturas se remontan a entre 20.600 y 20.900 años atrás.

Uno de los caballos chinos del divertículo axial con la morfología de M ventral

La galería axial, con pinturas representando varios animales

Priman las representaciones de de animales (hay cerca de seiscientas). La del caballo es la mas repetida, seguida de la del uro, el ciervo, la vaca, el toro y el bisonte, entre otras bestias habituales por aquel entonces. Todas ellas se plasmaron sobre las paredes de las zonas de fácil acceso.

Ciervo ejecutado en el llamado III Estilo

Cabeza de ciervo con astas de nueve puntas

Por el contrario, el oso y los felinos, no  tan presentes en la región, solo aparecen en los rincones más escondidos.

El hombre constituye el segundo motivo pictórico.

La llamada escena del pozo, con representación de un hombre, un pájaro y un bisonte herido.

Todas y cada una de las obras de la cueva son de una calidad indiscutible, más si se tiene en cuenta la simplicidad de las técnicas empleadas. Por otro lado, la paleta de colores es limitada: negro, marrón, rojo y amarillo, siendo todos ellos pigmentos de origen mineral.

Auroch pintado en la llamada Rotonda de los Toros

Cabezas de ciervo dibujadas al carboncillo

Debido a la presencia del hombre en la cueva, se ha alterado el orden, apareciendo así multitud de bacterias agresivas para estas pinturas, teniendo que cerrar la cueva en varias ocasiones al público, estando actualmente cerrada. 

Pero hay que decir, que en una cantera, situada a pocos metros de la original hay una réplica de esta cueva, que puede ser visitada.

 

No hay nada mejor que ver este vídeo en el cual puedes visitar la cueva y ver las imágenes que hay en Lascaux, como si de una visita se tratase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s