Entre los frescos de Masaccio

Estándar

Seguro que habéis escuchado alguna vez este nombre: Masaccio. 

Este pintor florentino, es y ha sido uno de los grandes genios de la historia.

Sus pinturas, conmovedoras, ahondan en las emociones humanas. Pintó figuras humanas verosímiles y dignas que expresan sentimientos y una curiosidad intelectual tan relevante hoy como hace quinientos años.

Lateral derecho de la capilla Brancacci. 1424-1428. Fresco. Iglesia del Carmine de Florencia. Florencia. Italia.

Lateral izquierdo de la capilla Brancacci. 1424-1428. Fresco. Iglesia del Carmine de Florencia. Florencia. Italia.

Sus composiciones, simples y estructuradas, tienen a la figura humana como protagonista, de acuerdo con el principio renacentista según el cual las personas son la medida de todas las cosas.


Tríptico de San Juvenal. 1422. Temple sobre tabla. 110 x 65 cm. Iglesia de San Juvenal. Cascia. Florencia. Italia.

Las expresiones individuales de los rostros muestran emociones y pensamientos -preguntas, dudas, dolor- expresados también a través de gestos y manos (si os fijáis las manos son verdaderamente pequeñas con respecto al resto del cuerpo).

La resurrección del hijo de Teófilo. 1424-1425. Frescos de la Capilla Brancacci. Fresco sobre muro. 230 x 598 cm. Iglesia del Carmine de Florencia. Florencia. Italia.

La Trinidad. 1426-1428. Fresco sobre muro. 667 x 317 cm. Iglesia de Santa María Novella. Florencia. Italia.

Espacios verosímiles dominados por unas figuras autoritarias. Usa la luz para moldear pañerías y figuras (en vez de perfilarlas, es por eso que nos parecen mucho más reales que las de un pintor  contemporáneo.

La adoración de los magos. Three predella panels from the Pisa Altar. 1426. Poplar. 21 x 61 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania.

La crucifixión de San Pedro. Three predella panels from the Pisa Altar. 1426. Poplar. 21 x 61 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania.

Fue el primer pintor en entender y usar científicamente la perspectiva y el punto de fuga. De ahí que veamos que se representan sus figuras bajo arquitecturas, ayudándose en todo momento de ello para encontrar una simetría y una perfecta perspectiva.

La Virgen con el niño y Santa Ana. 1424-1425. Temple sobre tabla. 175 x 103 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia.

Políptico de Pisa. La crucifixión. 1425-1426. Temple sobre tabla. 83 x 63 cm. Museo e Gallerie Nazionali di Capodimonte. Nápoles. Italia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s