La ilusión de la realidad de Rober Doisneau

Estándar

 

 

 

Picasso

 

 

El beso, 1950.

“La fotografía es la mirada. O se tiene o no se tiene”, aseguraba el también fotógrafo Willy Ronis. Doisneau la tenía sin duda alguna. El ojo de Doisneau logró algunas de las más bellas páginas de la historia de la fotografía. Entre ellas, su inevitable Beso, de 1950, una narración visual con una fuerte carga simbólica: el beso de dos amantes representaba la esperanza de futuro de unos jóvenes en una Europa traumatizada tras la II Guerra Mundial.

Quiero hacer un paréntesis entre lienzos y óleos para pasar al papel satinado. Las fotografías que capturó Robert Doisneau me parecen el más bello y vivo reflejo de la sociedad, y siempre que las veo me hacen sonreir. Nos muestra desde un retrato de Picasso, hasta miles de niños disfrutando con juegos en la calle, así pasando por besos entre parejas y alguna que otra imagen más provocadora.

Estoy segura que este artista os suena, y habréis visto alguna de sus fotografías en alguna ocasión, pero aún así me parecía un buen post para mostraros. ¿Y que es si no la fotografía?, Un arte que es capaz de aflorar nuestros sentimientos.

 Les Freres, 1934

 L’ Enfer, 1952.

El coche derretido. París, 1944.

Coches, 1946.

La pequeña Mónica, 1934

Un comentario »

  1. Uno de los grandes junto a Cartier Bresson en la fotografía del siglo XX, si no me equivoco sigiendo tambien la linea de Cartier bresson y su “momento decisivo”, pura belleza del momento captado a traves de una cámara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s