Los colores de Matisse

Estándar

Henry Matisse estudió derecho en París y trabajó de escribano antes de estudiar arte en la influyente Académie Julian y con Moreau de profesor en la Escuela de Bellas Artes, sonde conoció a varios de los futuros fauvistas. De hecho, llegó tarde al arte, y casi por casualidad, cuando en 1890 le regalaron una caja de pinturas cuando se recuperaba de una operación de apendicitis.

A finales del siglo XIX, experimentó con el divisionismo y absorbió un profundo conocimiento de la teoría del color. En 1899 recurrió a Cézanne, ya que aunque estaba arruinado, le compró al marchante de arte Vollard, una pequeña obra de este artista Las bañistas, que conservó toda la vida y usó como inspiración en los momentos bajos o críticos de su carrera.

Ventana abierta. 1905. Óleo sobre lienzo. Collection of Mrs. John Jay Whitney. New York. USA.

Vista desde Collioure. 1906. Óleo sobre lienzo. 59,5 x 73 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia.

Paisaje visto desde una ventana. 1912. Óleo sobre lienzo. 115 x 80 cm.Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú. Moscú. Rusia.

Armonía en rojo. 1908. Óleo sobre lienzo. 180 x 220 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia.

Al provenir de la luz gris y fría del norte de Europa, el descubrimiento del brillo y el calor de la luz mediterránea que vió por primera vez en Colliure, en la frontera francoespañola, en el verano de 1904, fue una revelación.

De 1905 a 1907, defendió la joven vanguardia como  fauvista más destacado y abrió una escuela para jóvenes artistas. Recibió influencias del arte islámico y persa debido a una visita que hizo a Marruecos.

Argelina. Museo Nacional de Arte Moderno. Centre Georges Pompidou. París. Francia.

La conversación. 1909. Óleo sobre lienzo. 177 x 217 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia.

La música. 1939. Óleo sobre lienzo. 115,2 x 115,2 cm. Galería de Arte Albright-Knox de Buffalo. New York. USA.

Odalisca. 1926. Oil on canvas. 73 x 60 cm. The Metropolitan Museum of Art. New York. EEUU.

En la década de 1920 se estableció de forma casi semi-permanente en Niza y su arte siguió floreciendo con una riqueza cada vez más progresiva y una fascinación por la luz y el color, incluso cuando se quedó invalido y en cama, cometiendo muy pocos errores.

Sus últimos años están entre los más fértiles e ingeniosos, ya que experimentó con el montaje y el collage, realizó ilustraciones para Jazz Le Cirque, y vidrieras y vestiduras para la capilla del rosario de Vence, cerca de Niza.

Destaca su edificante y alegre combinación del tema central con sus gloriosos colores que asumen vida propia. Exploró el color independientemente del tema y lo convirtió en algo que apetece tocar y sentir, sobre todo las telas y cerámicas orientales.

Figura decorativa con ornamentos. 1926. Óleo sobre lienzo. 130 x 98 cm. Museo Nacional de Arte Moderno. Centre Georges Pompidou. París. Francia.

La danza. 1909-1 910. Óleo sobre lienzo. 260 x 390 cm. Museo de Arte Moderno. New York. USA.

Desnudo durmiendo sobre fondo rojo. 1916. Oil on canvas. 94,5 x 195 cm. Private Collection

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s