Archivos Mensuales: abril 2013

Pacto con el diablo

Estándar

Las brujas o hechiceras han sido retratadas por numerosos pintores a lo largo de la historia. Hemos recogido algunas de esas obras que marcaron un punto importante en la Historia del Arte.

 

Circe_Offering_the_Cup_to_Odysseus

Circe ofreciendo la taza a Ulises. 1891. John William Waterhouse. Óleo sobre lienzo.

Francisco_de_Goya_y_Lucientes_-_Witches_Sabbath_-_Google_Art_Project

El Aquelarre. 1798. Francisco de Goya. Óleo sobre lienzo. Museo Lázaro Galdiano. Madrid.

4DPict

Cuatro Brujas. 1497. Alberto Durero. Grabado en cobre.

422px-Hans_Baldung_026

Dos brujas,  1523. Hans Baldung Grien. Óleo sobre lienzo. Alemania.

451px-Trois_femmes_et_trois_loups

Tres brujas y tres lobos,  1900. Eugène Grasset. Acuarela.

4DPict (1)

Circe. 1986.  Claudio Bravo. Óleo sobre lienzo.

Anuncios

Egon Schiele

Estándar

“No hay arte nuevo. Hay artistas nuevos. El artista nuevo tiene que ser completamente fiel a sí mismo, ser un creador, ser capaz de construir sus propios cimientos directamente y solo, sin apoyarse en el pasado o la tradición… la formula es su antítesis”

Egon Schiele

4DPict

 

Desnudo de chica con pelo negro. 1910. Graphische Sammlung Albertina. Vienna. Austria.

4DPict (1)

Retrato de Poldi Lodzinsky. 1910. Óleo y aguada. 109 x 36 cm. Colección privada.

4DPict (2)

Tres muchachas. 1911. Acuarela y lápiz. 48 x 31.5 cm. Colección privada.

4DPict (3)

Niño con nimbo en campo de flores. 1909. Tinta china con borde y lápiz. 15.7 x 10.2 cm. Graphische Sammlung Albertina. Viena. Austria.

4DPict (4)

Niño durmiendo. 1910. Aguada y lápiz, con contorno blanco. 45.1 x 31.5 cm. Galerie Pels-Leusden. Berlín. Alemania.

4DPict (5)

Girasol marchito. 1912. Aguada y lápiz. 45 x 30 cm. Colección privada, courtesy Galerie St. Etienne. Nueva York. EEUU.

4DPict (6)

Joven rubia con medias verdes. 1914. Acuarela y lápiz. 48.1 x 32.3 cm. En paradero desconocido.

La femme fatale

Estándar

Una de las más célebres denominadas Femme Fatale (mujeres fatales)  ha sido y será Mata Hari.

Bailarina exótica, seductora incansable y mentirosa compulsiva, así era ella. Acabó ante un pelotón de fusilamiento tras ser juzgada como espía.

Su cuerpo, tras ser ejecutada, se llevó a la facultad de medicina para que sirviese para el aprendizaje de anatomía de los estudiantes, tal y como se hacía con todos los cadáveres de los ajusticiados. Pero su cabeza fue embalsamada y llevada al museo de criminales de Francia, hasta que fue robada en 1958, probablemente por un admirador.

«En Madrid, jamás llegué a pisar la calle, porque cada vez que aparecía en la puerta del Hotel Ritz, una legión de caballeros arrojaban sus capas al suelo para que caminara sobre ellas, poniendo ante mí una alfombra que nunca se acababa». Mata Hari.

Mata_Hari_3

Mata_Hari_Stock_by_cAnDiEsFoReVeRyOnE

19644_Mata-Hari

 

Mata-Hari1web

Mata_Hari_4matahariREX_468x311